Laura Cuesta: «El deporte para mi es muy importante. Quiero volver recuperada»

Hablamos con Laura Cuesta, jugadora de Igualatorio Cantabria Bball Hopes, transcurridos unos meses desde que sufrió una grave lesión deportiva, para que nos cuente cómo va la recuperación.

Laura, lo primero de todo, ¿Qué tal te encuentras?

¡Hola Borja! Pues después de casi 4 meses desde que fue la lesión me encuentro bien. La verdad es que dentro de lo malo hay que intentar mirar el lado bueno y es que me permite hacer vida completamente normal, sin sensación de inestabilidad en la rodilla y sin dolor, así que genial.

Para los que no sepan qué fue lo que te pasó en aquel encuentro, cuéntanos un poco, ¿Qué te pasó y cuál fue el diagnóstico médico?

Pues sucedió en dos momentos. El primer susto fue el 3 de octubre en el partido amistoso contra CBT. Durante el calentamiento, al caer en el salto de un rebote, noté como la rodilla se me fue. La verdad es que fue más la sensación que noté que el dolor, y en el momento podía andar, ya que se hinchó al día siguiente. Me hicieron una eco y se vio que tenía un esguince leve del ligamento lateral interno.

Tras un mes y medio de rehabilitación y sumándome a los entrenos progresivamente, llegó el partido contra la Paz en Cueto el 14 de noviembre, en el que ya estaba preparada para jugar. Por fin pisé el campo, y tras un minuto de juego, hice una entrada, y al caer con la pierna mala noté presión sobre la misma y un “clack”. Esta vez se me hinchó en el momento y me molestaba desde el principio al andar. Acudí al traumatólogo y me hicieron una resonancia, donde se vio que el ligamento cruzado anterior y el menisco interno estaban rotos.

En ninguno de los dos momentos noté un dolor tan fuerte como para pensar que el cruzado estaba roto. Por lo que cuentan otras personas que se lo rompieron, es un dolor muy fuerte, y a mí me dolió, pero no tan extremo. Así que analizando con el traumatólogo cómo sucedió todo, lo más probable es que en octubre lo rompiese parcialmente, y ya en noviembre acabó por romper del todo.

Posiblemente tengas que pasar por quirófano para acabar de solucionar el problema ¿no? ¿Por qué tanto tiempo entre la lesión y la operación?

Sí, no queda otra que pasar por quirófano. El deporte para mí es muy importante, y con un ligamento y menisco roto no se puede hacer mucho. Todavía no tengo fecha de operación, pero será a mediados de mayo, ya que por motivos laborales así lo he decidido, teniendo de seguido todo el verano para estar tranquila y poder centrarme en la recuperación.

Esta situación de falta de continuidad deportiva, ¿está afectando a la gravedad de las lesiones de los deportistas? Contigo sois 4 lesionados de gravedad en Cantabria

Está claro que sí. Tanto tiempo parados no es bueno, y el ver que ya somos cuatro los que tenemos una lesión importante corrobora esto mismo.

¿Echas en falta el deporte?

Muchísimo. Para mí el baloncesto era el momento de desconexión del día, donde dejaba de pensar en todo lo demás y soltaba toda la energía.

Supongo que en este tiempo, mantendrás el vínculo con tu equipo, ¿no? ¿Cómo haces para mantener ese vínculo?

Sí, aunque esté lesionada, me gusta bajar a ver los entrenamientos y los partidos (me enseñaron así desde pequeña). Aunque no pueda entrenar, me gusta seguir con la rutina de entrenamientos y partidos, así a la vuelta no se me hace tan duro.

Además, aprovecho esos momentos para hacer algo de tiro cuando las canastas quedan libres y para seguir haciendo mis ejercicios de rehabilitación preoperatoria, para llegar a la operación en las mejores condiciones posibles.

La lesión te va a dejar fuera de juego toda la temporada. La pasada temporada tampoco se pudo acabar. ¿Crees que te pasará factura estar 18 o 20 meses sin competir?

Me imagino que sí, es mucho tiempo sin pisar una cancha, pero la verdad es que prefiero no pensar en eso y centrarme en el momento, ya que cuanto mejor lo haga ahora más me ayudará a la vuelta.

¿Cómo planificas tu vuelta deportiva?

Poco a poco, quiero hacer las cosas bien para no volver a tener otro susto, ir quitando los miedos y la inseguridad con la rodilla mala. No tengo prisa, ya que al final ir más rápido de lo que se debe pasa factura. Pero lo que sí sé es que tengo un montón de gente que va a estar ahí además de un club que me va a apoyar y acompañar a lo largo de toda la rehabilitación.

Foto: Bball Hopes