Buen trabajo ante un sólido líder

Recibíamos al líder, Ponce Valladolid, en un partido que nos podía ayudar a continuar creciendo en nuestro juego si éramos capaces de no perder la concentración y mantener la intensidad, tanto defensiva como ofensiva, durante los cuarenta minutos.

Desde el inicio del partido el líder dejó ver su solidez en el juego con un parcial 0-7 de salida con un buen equilibrio entre el juego interior y exterior, que les pondría a los mandos del marcador hasta el final del encuentro. Pero nuestras jugadoras supieron reaccionar en este primer parcial, y durante todo el partido, para no perder la cara al encuentro y ser competitivas hasta el final. Estuvimos más verticales que en ocasiones anteriores, lo que nos permitió visitar la línea de 4,60 donde estuvimos acertadas (72%), para un marcador parcial de 13-19.

Buena salida del equipo en el inicio del segundo periodo que en los primeros compases nos acercaba a 4 puntos (18-22), permitiéndonos sumar confianza y competir de igual a igual al líder durante la mayor parte del periodo. Sin embargo, en el minuto siete encajamos un parcial 0-5 que vuelve a poner tierra de por medio estableciendo la diferencia en 9 puntos y que acabaría siendo de 11 al llegar al descanso (28-39) donde ya comenzaríamos a notar los primeros síntomas de cansancio que nos lastraban la buena toma de decisiones mostrada hasta el momento.

Retomamos el partido sin la concentración necesaria, primer apagón importante que nos haría mucho daño hasta el final. De salida parcial 0-7 que lleva la diferencia hasta los 18 puntos y que nos obligaba ya a remar contra una corriente muy fuerte. Seguidamente, tímida reacción por nuestra parte que no servía para recortar diferencias, y que nos obligaba a pedir un tiempo muerto en el minuto cinco con la mayor diferencia que se dio en el partido (31-50).

En la reanudación, tras refrescar las ideas en el banquillo, cambio el signo del periodo, y ahora el parcial de los últimos cinco minutos fue de 9-2, dejando el electrónico en 40-52 y de nuevo metidas en la competición del encuentro.

En la salida del último periodo llegamos a ponernos a 10 puntos (42-52), pero el intercambio continuo de canastas no nos permitía recortar diferencias. Ponce Valladolid controlaba el ritmo del partido y no permitía que nos acercásemos, demostrando porque es el líder con tan solo una derrota, mientras que nosotras confirmábamos el crecimiento individual y colectivo del equipo que ya dio un paso al frente en el anterior partido en Valladolid frente a CD San Isidro. Aún con todo, victoria visitante por 15 puntos (53-68) en un partido en el que ambos equipos mostraron buenos momentos de juego.

A falta de una jornada mantenemos la 5ª plaza, a la espera de los partidos que enfrentarán a UBU-Academia Nueva Castilla a USAL, pues las burgalesas son el único equipo que podría superarnos en la clasificación en caso de que ganasen sus dos partidos (esta jornada jugarán este domingo por la tarde a las 17h en Burgos) y nosotras no ganásemos la semana que viene en Valladolid. Al mismo tiempo, estamos pendientes de la clasificación del otro grupo para conocer quien sería nuestro rival en los cruces.

El próximo sábado jugaremos el partido de vuelta en Valladolid ante el mismo rival a las 20:30h para cerrar esta fase, con aún por definir las plazas de clasificación, y dar comienzo a los cruces de eliminatorias.

Igualatorio Cantabria: Carla Díaz (16), Marina Ruiz (0), Estela Fernández (3), Laura Cuesta (-), Marina Hoces (0), Sara Castro (10), Paula Ruiz (5), Isabel Lasheras (0), María Mato (8), Alba Puente (11), Carolina Corral (0) y Sofía Güezmes (-).

Ponce Valladolid: Pérez, M. (5); González, N. (2); Moreno, C. (11); Martínez, N. (4); Belloso, M. (0); Niñi, C. (0); Huerta, I. (0); Pariente, N. (18); Manso, M. (6); Imaz, C. (2); Izquierdo, G. (16)); Mateo, C. (4).
Colegiados: Rojo, M.A. y López, M.

Fotos: Agustín Puente.

Incidencias: Por parte del equipo local fue eliminada por 5 faltas personales Paula Ruiz.