Alex Gonzalez (CBT): «He salido muy enfadado del partido. Disgustado».

Álex González | Entrenador CBT 

Hablamos con Álex González tras el partido antre Financial de Primera Autonómica Masculina.

Partido que nos llega en un mal momento físico, con pocas sesiones de entrenamiento después del parón Navideño. Nuestro liderato matemático en esta fase de Copa a falta de tres jornadas hace que hayamos planificado un parón especial.

Financial venía a jugarse la permanencia que aún tienen pendiente, y nosotros a recuperar sensaciones, tacto y poder sacar un partido que hasta el descanso se nos complicó. Diez puntos de desventaja al término de la primera mitad.

Por primera vez en toda la temporada, el equipo tenía que dar la vuelta al marcador, y con trabajo en defensa, seriedad y acierto en el tiro de tres puntos, se logró culminar la remontada. El partido fue malo, como era de esperar. La plantilla está concentrada y tranquila, somos conocedores que el primer fin de semana de Febrero nos jugamos la Copa, y en ese momento debemos estar en un pico muy bueno de forma y juego.

He esperado dos días para hacer estas declaraciones. Quería hacerlas en frío, ya que he salido muy enfadado del partido. Disgustado. Sintiendo que había fracasado en algo: me he ido jodido a casa, y desconozco cómo se habrá ido el árbitro del partido.

Una falta técnica creo que es un fracaso para el rumbo de un partido. No se pueden estandarizar, normalizar, es una medida de sanción a mi juicio, importante. Mi equipo se ha ido del encuentro con cuatro faltas técnicas y una antideportiva que ha supuesto la eliminación del mejor jugador del partido hasta ese momento (antideportiva, que bajo mi punto de vista, con el reglamento que manejamos todos, no existe).

El partido ha sido tranquilo, ambos equipos han mostrado un alto nivel de deportividad, iba por buen camino hasta que el árbitro se lo complicó. Sin necesidad. Con el partido medio resuelto, tras tres técnicas y una antideportiva a la espalda, me dirijo al árbitro del partido, con las manos en la espalda, sin alzar el tono de voz y por supuesto, sin faltar al respeto en los siguientes términos: «Es fuera, es fuera muy clara». Y siempre dentro de mi zona técnica.

El árbitro decide que eso es falta técnica tipo «C». Y reitero, el árbitro decide. No me meto en la aplicación del reglamento. En criterio. En si son capaces o no de coger la ventana, si pitan o no en su zona del campo, si están bien o no físicamente para llegar a las jugadas. No me meto en nada.

Estoy cansado. Sentí verdadera indefensión, rabia y falta de respeto hacia mi, hacia mi trabajo y hacia el de mis jugadores. Ellos pueden juzgarnos, castigarnos… ¿y a ellos?

Por suerte, y lo quiero dejar claro, la mayoría de los árbitros cántabros no actúan así. Una pena no tener el partido grabado, probablemente, a partir de ahora, haya que grabarlo todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *